COGAMI ponen en valor el trabajo de las entidades en la atención a las personas más vulnerables

COGAMI ponen en valor el trabajo de las entidades en la atención a las personas más vulnerables

Hace treinta años, un grupo de 27 entidades de personas con discapacidad de las provincias de A Coruña, Pontevedra y Ourense, decidieron organizarse, unir fuerzas y servir de altavoz ante la Administración para pedir derechos que eran inexistentes. Así nació la Confederación Gallega de Personas con Discapacidad (COGAMI), derivada de la necesidad que había en aquel momento para organizar las diferentes entidades representativas de la discapacidad que ya existían pero, al ser de ámbito local, familiar y con pocas personas asociadas, demandaban una proyección que les proporcionara mayor visibilidad ante la Administración y ante la sociedad.

Actualmente COGAMI cuenta con 55 entidades miembro, siendo la última incorporación a Asociación Párkinson Galicia- Coruña, tras aprobarse su entrada en septiembre en la Federación COGAMI-Coruña. Con esta nueva entrada, la Confederación registra más de 11.700 personas asociadas a su movimiento asociativo, convirtiéndola en una de las entidades con mayor representación en Galicia.

La importante labor que prestan las asociaciones a las personas que representan quedó visible durante el período de confinamiento a causa del COVID-19 y también durante la desescalada. En este momento, las entidades no dejaron de atender a las personas, interesándose por su situación con llamadas telefónicas o telemáticas, haciendo acompañamiento a las personas que estaban solas, realizando atenciones domiciliarias, entregando tratamientos médicos a aquellas que no podían ir por sí solas buscarlos o contactando también con los servicios sociales comunitarios.

“El movimiento asociativo jugó y juega un papel primordial”, apunta el presidente de COGAMI, Anxo Queiruga, quien añade “en momentos como fueron los vividos durante el confinamiento, con toda la alarma social y sanitaria que supuso, las entidades nunca dejaron de lado a las personas y familias, estuvieron en todo momento trabajando para que nuestras personas usuarias estuvieran informadas y atendidas en todo momento”.

El papel de las entidades evolucionó, pasando de ser solamente reivindicativas a convertirse en proveedoras de servicios especializados en las personas con discapacidad, con el fin de dotarlas de autonomía y hacerlas partícipes en la sociedad. Se ponen en valor, por lo tanto, el movimiento asociativo como generador de servicios de cercanía y a domicilio para aquellas personas más vulnerables, sin olvidar la atención en el ámbito rural.

Formación para el empleo, orientación laboral, información, asesoramiento, gestión de recursos, sensibilización, diseño de espacios accesibles, actividades lúdicas y deportivas adaptadas, centros de día y ocupacionales, viviendas tuteladas, iniciativas empresariales de economía social..., son algunos de los servicios que presta COGAMI con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

“En períodos de dificultades, como lo que vivimos ahora mismo, si estamos unidos, remando juntos en la misma dirección, seremos más fuertes para reivindicar derechos, recursos y hacer una sociedad más plural”, explica Anxo Queiruga.

Campaña 12 Llaves de la Inclusión: el movimiento asociativo

COGAMI continúa con la campaña 12 Llaves de la Inclusión en lo que habla de derechos y que en este mes de octubre dedica a resaltar la importancia del movimiento asociativo como agrupaciones de personas que comparten un fin común y que, a través de la reivindicación o la prestación de servicios, impulsan el cambio social hacia una sociedad inclusiva.

Con el fin de conmemorar los treinta años de trayectoria, a través de las 12 Llaves de la Inclusión COGAMI quiere sensibilizar sobre los derechos básicos y fundamentales de todas las personas con la difusión de 12 piezas audiovisuales que se difunden en redes sociales con el  hashtag #30 AniversarioCOGAMI. Cada pieza se refiere a un derecho: la primera fue educación inclusiva; febrero se centró en la autonomía personal; marzo nos derechos de las mujeres y niñas con discapacidad; abril salud; mayo empleo; junio a la economía social; julio accesibilidad; agosto al voluntariado y septiembre turismo, ocio y deporte. Tras dedicar este mes de octubre al movimiento asociativo, el siguiente, noviembre, hablará de la infancia y juventud y diciembre estará dedicado a los derechos.