COGAMI recoge propuestas que permitirán un curso escolar inclusivo para todo el alumnado

COGAMI recoge propuestas que permitirán un curso escolar inclusivo para todo el alumnado


Ante el inicio del nuevo curso escolar, desde COGAMI se hace un llamamiento a Educación para que cuente con el apoyo y asesoramiento de las organizaciones de personas con discapacidad con el fin de que la totalidad del alumnado pueda formarse en igualdad de condiciones.

Tras un análisis de la situación de las consecuencias causadas por el COVID-19 en el alumnado con discapacidad, COGAMI propone medidas para que el nuevo curso sea inclusivo y se adapte a las necesidades del alumnado con discapacidad, tanto en la enseñanza presencial como en el telemático o mixto. “En esta nueva realidad no se puede poner en riesgo el derecho a una educación inclusiva y de calidad para todas las personas”, apunta el presidente de COGAMI, Anxo Queiruga.

La pandemia dejó latente la existencia de una brecha digital: no todas las familias disponen de dispositivos, de competencias para su manejo o de conexión a internet apropiada. A esto hay que añadirle que no siempre la tecnología está adaptada, lo que impide su acceso a estudiantes con discapacidad.

Con el fin de buscar soluciones, COGAMI recoge un conjunto de medidas que tienen por finalidad garantizar a todas las niñas y niños una educación en igualdad de condiciones, y le proponen a la Administración que cuente con las organizaciones de personas con discapacidad para que el curso responda a las demandas del alumnado con necesidades educativas especiales. “El curso escolar tiene que producirse con la mayor garantía para preservar y proteger la salud de todas las personas y con todos los apoyos que el alumnado necesita”, añade Queiruga.

Entre las medidas que propone adoptar COGAMI está la de implementar metodologías inclusivas en la educación e implantar el enfoque del Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA) en todos los procesos educativos, fomentando el aprendizaje colaborativo para facilitar la integración de la diversidad.

El alumnado con necesidades educativas especiales debe contar con personal de apoyo para evitar la sobrecarga en las familias, adoptando medidas de conciliación necesarias para aquellas familias con alumnado en modalidad a distancia o mixta. Esta nueva realidad debe de incorporar la perspectiva de la discapacidad como elemento transversal, siendo necesario garantizar la atención integral centrada en la persona y acorde a las necesidades específicas del alumnado incrementando, en el marco de la pandemia actual, la coordinación con los centros sanitarios, especialmente en aquellos donde haya alumnado de alto riesgo con aficiones crónicas vulnerables a la infección por COVID-19, contando con un protocolo específico de actuación.

Otras medidas recogen la necesidad de que los programas educativos fomenten la diversidad y tengan en cuenta las especificidades del alumnado con necesidades educativas especiales así como proporcionar materiales y recursos necesarios, como por ejemplo un profesorado formado en nuevas tecnologías, capacitar al alumnado y a las familias en las competencias digitales necesarias, la dotación de personal de apoyo, dispositivos electrónicos, conexión a internet o contar con productos de apoyo,...  para dar respuesta a las carencias y necesidades que hayan podido producirse en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Por último, desde COGAMI se ve necesario reforzar los programas contra el acoso escolar teniendo en cuenta la situación de mayor vulnerabilidad del alumnado que tiene discapacidad, para detectar y sensibilizar acerca de casos de violencia y abusos en el entorno escolar, familiar o en otros ámbitos, así como desarrollar actuaciones para prevenir el estigma o discriminación en relación con el COVID-19.