El velero Laion despedirá la temporada desde la ría de Betanzos

El velero Laion despedirá la temporada desde la ría de Betanzos

A punto estamos de que finalice este verano para dar paso a un nuevo curso escolar. En septiembre, la mayoría de centros de recursos y entidades que forman parte de COGAMI retomarán la actividad, y en este reencuentro, las personas usuarias se contarán las anécdotas de las vacaciones. Seguro que alguna de estas vivencias estará relacionada con el  Laion, el velero que tiene la asociación ADISBISMUR en guardia y custodia, tras serle incautado al narcotráfico.

El velero volvió a navegar por las rías gallegas durante este año, como ya lleva haciendo desde hace 17, ofreciendo la oportunidad de vivir la experiencia del mar a personas que, de no ser por este proyecto de Galicia Vela Adaptada (GAVEA), no tendrían fácil acceso a poder disfrutar de la navegación a vela.

Personas usuarias de las entidades Fraternidad, Amizade, Aixiña, Discafis-COGAMI, APAMP de Vigo, Vontade, Adapta,  Adisbismur,  Misela,  Disvalia, Íntegro,  Apem,  Asdifica,  Acem Coruña, Amarai,  Alcer Coruña, Aspanaes, COGAMI Ferrol, y los centros de recursos de Fingoi, Medelo, Monteporreiro y Mos, fueron las que se apuntaron para vivir esta experiencia.

Contabilizamos en más de 200 personas las que participaron durante este verano en alguna de las 32 travesías o salidas programadas por las rías gallegas: Ribadeo, Pontevedra, Muros, Camariñas, A Coruña, Ares y Betanzos. A finales de septiembre se producirán las últimas travesías de este verano: 6 salidas desde Sada en las que embarcarán personas usuarias del CPAP de Bergondo.

El  GAVEA en primera persona

Javier y Mª Carmen son dos de las personas que realizaron una salida en el  Laion. Los dos están en la asociación Adisbismur de Muros y los dos quisieron vivir, en el caso de Javier volver a repetir, la experiencia de navegar a bordo de un velero.

Como decíamos, Javier es reincidente en vivir la experiencia de la navegación. Tras embarcar en el muelle de Muros, suele situarse en la  popa del barco porque, según nos explica, le gusta probar suerte con la caña de pescar y así aprovecha la travesía para ver si pica algún pescado. Javier agradece mucho que la tripulación hable con ellos, que les expliquen características de la navegación, de hecho, va tan entretenido que no precisa tomar la pastilla para el mareo. Cuando llega a casa, su familia siempre le preguntan como fue la experiencia, si la disfrutó y él siempre les contesta que sí y que repetirá para el año.

Para Mª Carmen este año fue el año de su bautismo en el Laion, aunque ya viajó en barco en otras ocasiones. Para ella, sentir la brisa en la cara y escuchar el sonido del movimiento del mar es lo que más le gusta de la experiencia porque, según afirma, le da tranquilidad. Al igual que Javier, intercambió unas palabras con la tripulación del  Laion, que le explicó que con mucho viento era complicado izar las velas y también llegar a puerto. La experiencia le gustó a Mª Carmen, quiere repetir para el año que viene, para volver a sentir la brisa del mar en la cara.