César Sartal: lo más importante para mí fue que saqué de encima muchos miedos

A finales del mes de agosto o principios de septiembre de 2002 contacté con COGAMI, después de que la Trabajadora Social de mi ayuntamiento, Dodro, me informara sobre esta entidad y sus servicios.

Este contacto fue después de finalizar mis estudios de formación profesional y con la idea clara de que quería continuar mi formación en la Universidad. Pero claro, para una persona con discapacidad no es solo matricularse y buscar piso. Yo precisaba información más detallada sobre residencias accesibles universitarias, la situación del campus en cuestión de accesibilidad y si me podían ofrecer apoyos que pudiera necesitar.

Todos los que para mí suponían problemas, para COGAMI fueron propuestas de soluciones. Desde el primer momento, contactaron con la facultad en la que me matriculé de Relaciones Laborales, solicitaron plaza de inscripción para un colegio mayor universitario y también me facilitaron el contacto de una persona de apoyo para lo que precisara.

A partir de ahí no es que mejorara mi situación, sino que, de no tener nada y creer que no habría solución, pasé a tener todos los problemas que yo creía que tenía, resueltos.

Desde aquellos días de finales del verano de 2002, mi vida cambió en muchos aspectos y todos para mejor.  Estudié y finalicé una carrera universitaria, pero eso no fue lo único positivo. Lo más importante para mí fue que saqué de encima mía muchos miedos que tenía, como el de vivir solo, el de estar en un lugar donde no conocía a nadie,... todo esto ya es pasado.

Y tengo que añadir que la etapa de estudiante en la Universidad de Santiago de Compostela fue una de las más bonitas de mi vida, hasta hace unos años, diría que la mejor. Actualmente estoy casado y con una preciosa hija, por tanto, esta sí que es mi mejor etapa.

Gracias a todas y todos que formáis COGAMI, y un especial recuerdo a su anterior presidente, Domingos Dosil.